domingo, 13 de septiembre de 2015

"Dear people"

Hoy simplemente me apetece expresarme y dar mi opinión. Estos últimos días se ha viralizado un vídeo titulado “Dear fat people” (“Querida gente gorda”).  La youtuber Nicole Arbour uso este vídeo para dar su opinión y en cierto modo, como ella dice, ayudar a la gente con problemas de sobrepeso a tener conciencia de su estado y ponerle remedio.

Estoy y no estoy de acuerdo con ella. Me explico. Tan mal me parece tener sobrepeso, como estar súper delgado. Es más no defiendo ninguna de las dos posturas, ya que ambas dos pueden traer consigo importantes problemas para la salud. No obstante pienso que las formas que utilizó no fueron las correctas.

Nos encontramos en una época en la que estamos muy sensibilizados con estos temas y por tanto pienso que hay que tener mucho cuidado a la hora de tratarlos. Cuidado que en mi opinión Nicole no tuvo.

“Si los ofendo tanto con esto, que pierden peso, voy a estar feliz. Los estacionamientos para la gente gorda en los centros comerciales deberían estar lo más lejos posible, así tendrán que caminar más y quemarían algunas calorías”
Palabras como estas fueron pronunciadas por Nicole. Siempre desde el tono humorístico que caracteriza su canal. No obstante, por el hecho que tenga esa nota humorística, ¿todo vale? Yo creo que no ante todo deberíamos priorizar el respeto. No sabemos la situación o la causa de una persona para poder juzgar su apariencia o incluso su forma de ser. Muchas veces no llegamos a saber las causas que están detrás del estado de una persona. Por tanto generalizar con temas como estos, me parece muy poco acertado.

Me parece perfecto hacer tomar conciencia a la gente sobre lo malo que puede llegar a ser tener sobrepeso, ya que como he dicho antes puede tener grandes consecuencias para la salud. Pero me parece de muy mal gusto hacerlo con comentarios como los que Nicole vertía.  

Se critica mucho el hecho de que las personas con sobrepeso hagan oda de la gordura. Que una persona se quiera tal y como es bien gordo, bien flaco, no implica que eso sea lo mejor ni lo peor. Simplemente que se acepta tal y como es, con sus imperfecciones. Eso no implica que esa persona no quiera cambiar, y por motivos de salud mejorar.

La culpa de todo esto es nuestra. No del vecino de al lado, del panadero, o de una persona que te cruzas por la calle. La culpa es de la sociedad en general. Desde pequeños al igual que nos enseñan a leer y a contar también nos deberían enseñar a aceptar que las personas somos diferentes. Muchas veces esa falta de educación se hace latente en el día a día, con eso no quiero decir que todo el mundo sea igual, ¡ojo!

Nos encontramos en una época en el que usar más de una 42 e incluso esa misma talla, implica que te tachen de gorda. En la que encontramos en distintas tiendas prendas con el misma talla con diferencias abismales en tamaño. Incluso tallas y prendas tan pequeñas que parece impensable que una persona pueda entrar en ellas. 

Y no hablo solo ya del hecho de que una persona este mas o menos gorda, sino que a día de hoy se tiende a criticar y juzgar cualquier rasgo diferenciador de las personas. Cualquier cosa que se salga de los estándares establecidos como correctos en nuestra sociedad ya es objeto de crítica. Tener la nariz más larga, unos pies más grandes, los brazos más cortos, unos kilos de más, no nos hacen diferentes. La diferencia la marcan los estereotipos creados por la sociedad.

Y es que esos son los culpables. Los culpables de que por tener una talla ya te tachen de gordo o flaco. Y ya no solo eso sino que esos estereotipos ya hacen que generaciones crezcan con ellos y los hagan suyos como realidades perfectas. Eso solo hace que se crezca con mas inseguridades y la gente no se acepte y se quiera como es.

No soy yo aquí la que mas entiende sobre nada, pero señoras, señores cada uno es como es. Preocupémonos mas de nosotros y dejemos de juzgar al de al lado ya que no sabemos el camino que ha recorrido para llegar al punto en el que esta. Aconsejemos y ayudemos pero siempre desde el respeto, como te gustaría que lo hiciesen contigo. 

Estoy abierta a opiniones distintas a la mía, pero siempre desde el respeto. He intentado redactarlo de manera que no pueda sentirse ofendido nadie. Pero esta claro que no todos somos iguales así que si alguien se siente ofendido, mis disculpas de antemano. 


1 comentario:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices, es cierto que con alguna frase por muy en tono humorístico que lo dijese Nicole se pasase.
    Los extremos nunca son buenos, y al igual que la extrema delgadez no es buena tampoco el sobrepeso, pero tampoco creo que nadie tenga el derecho a criticar o juzgar a nadie por su forma física o peso, cada uno sabrá lo que hace con su cuerpo o los problemas que tendrá detrás para estar como está.
    Cada uno sabrá si es o no feliz con el cuerpo que tiene y si no le gusta será el o ella quien pondrá los medios para cambiarlo. ¿Por qué tenemos que criticar a alguien que es feliz con su talla 46 o aquella que lo es con su 36?
    Yo no soy quien para criticar a alguien porque esté muy "delgado" o a alguien porque este muy "gordo" y al igual que yo no soy quien para juzgar creo que nadie lo es.
    Vivimos en una sociedad llena de estereotipos y en cuanto te sales de esos estereotipos parece que no puedes ser feliz y todo el mundo tiene derecho a juzgarte.

    ResponderEliminar